Desarrolla tu inteligencia emocional


15/03/2018
Por Cia de Talentos

Apuesta al desarrollo de tu inteligencia emocional
 
Entender nuestras emociones y las de los demás es fundamental para tener éxito en la vida personal y profesional. Cuando se trata de supervivencia y crecimiento dentro de las empresas, los profesionales necesitan no sólo conocimientos técnicos, sino la comprensión de las personas y las emociones.
 
La buena noticia es que, como casi todo en nuestra vida, la inteligencia emocional se practica y cultiva. No es fácil cambiar nuestra manera de actuar y de reaccionar, pero no es misión imposible. La inteligencia emocional tiene cinco componentes: autoconocimiento, autocontrol, motivación, empatía y habilidades sociales.
 
1. Conócete a ti mismo
Todo comienza aquí. Para desarrollar el autoconocimiento podemos buscar un coach o un terapeuta, pero también hay tareas prácticas y de corto plazo que puedes realizar para conocerte mejor. Una opción, es invitar a tres o cuatro personas cercanas a delinear tus puntos débiles y fuertes. Este feedback puede ser un buen inicio para entender en donde se ve tú potencial.
Otra alternativa es hacer un inventario de comportamientos. Hay varias herramientas de diagnóstico de personalidad que pueden brindar información como: ¿eres detallista? ¿brindas espacio a los demás? ¿te gusta construir en equipo?
 
2. Practica el autocontrol
Cuando conoces las características que te presentan más dificultad, puedes decidir desarrollarlas. Y decidir es una de las palabras claves en el proceso de trabajar con tu inteligencia emocional. Para que haya cambio, es necesario que la persona tenga una voluntad genuina de cambiar y esté dispuesta a practicar nuevos hábitos. El cambio tiene que tener sentido, ya sea porque estás molesto con tu comportamiento actual o porque tu trabajo requiere el desarrollo de otras habilidades. ¿Cuál es tu motor para invertir tiempo y energía en esto? Para mejorar cada uno de los aspectos de la inteligencia emocional, después del incentivo, es necesario practicar.
 
3. Valoriza tus puntos fuertes
Conoce y valoriza tus puntos fuertes. Las características que presentas naturalmente, serán tu diferencial como persona o profesional. Nadie puede ser bueno en todo ni cambiar completamente su manera de ser. Conocer tus facilidades te permite saber qué funciones puedes desempeñar sin tener que delegar.
 
4. Crea empatía, pero evita la falsedad
No sirve traicionar tu esencia como persona. Es necesario encontrar caminos para la empatía con los que estés cómodo. Por ejemplo, si te molesta la timidez, busca un curso de teatro o, a la hora de establecer redes, intenta un primer contacto vía e-mail o redes sociales.
 
5. Pide comentarios
¿Quieres asegurarte de que está mejorando para continuar con tu proceso de autoconocimiento? Entonces, busca comentarios. Esto le permitirá entender cómo ven los demás tu proceso de cambio y te motivará a encontrar nuevos puntos para mejorar.Apuesta al desarrollo de tu inteligencia emocional
 
Entender nuestras emociones y las de los demás es fundamental para tener éxito en la vida personal y profesional. Cuando se trata de supervivencia y crecimiento dentro de las empresas, los profesionales necesitan no sólo conocimientos técnicos, sino la comprensión de las personas y las emociones.
 
La buena noticia es que, como casi todo en nuestra vida, la inteligencia emocional se practica y cultiva. No es fácil cambiar nuestra manera de actuar y de reaccionar, pero no es misión imposible. La inteligencia emocional tiene cinco componentes: autoconocimiento, autocontrol, motivación, empatía y habilidades sociales.
 
1. Conócete a ti mismo
Todo comienza aquí. Para desarrollar el autoconocimiento podemos buscar un coach o un terapeuta, pero también hay tareas prácticas y de corto plazo que puedes realizar para conocerte mejor. Una opción, es invitar a tres o cuatro personas cercanas a delinear tus puntos débiles y fuertes. Este feedback puede ser un buen inicio para entender en donde se ve tú potencial.
Otra alternativa es hacer un inventario de comportamientos. Hay varias herramientas de diagnóstico de personalidad que pueden brindar información como: ¿eres detallista? ¿brindas espacio a los demás? ¿te gusta construir en equipo?
 
2. Practica el autocontrol
Cuando conoces las características que te presentan más dificultad, puedes decidir desarrollarlas. Y decidir es una de las palabras claves en el proceso de trabajar con tu inteligencia emocional. Para que haya cambio, es necesario que la persona tenga una voluntad genuina de cambiar y esté dispuesta a practicar nuevos hábitos. El cambio tiene que tener sentido, ya sea porque estás molesto con tu comportamiento actual o porque tu trabajo requiere el desarrollo de otras habilidades. ¿Cuál es tu motor para invertir tiempo y energía en esto? Para mejorar cada uno de los aspectos de la inteligencia emocional, después del incentivo, es necesario practicar.
 
3. Valoriza tus puntos fuertes
Conoce y valoriza tus puntos fuertes. Las características que presentas naturalmente, serán tu diferencial como persona o profesional. Nadie puede ser bueno en todo ni cambiar completamente su manera de ser. Conocer tus facilidades te permite saber qué funciones puedes desempeñar sin tener que delegar.
 
4. Crea empatía, pero evita la falsedad
No sirve traicionar tu esencia como persona. Es necesario encontrar caminos para la empatía con los que estés cómodo. Por ejemplo, si te molesta la timidez, busca un curso de teatro o, a la hora de establecer redes, intenta un primer contacto vía e-mail o redes sociales.
 
5. Pide comentarios
¿Quieres asegurarte de que está mejorando para continuar con tu proceso de autoconocimiento? Entonces, busca comentarios. Esto le permitirá entender cómo ven los demás tu proceso de cambio y te motivará a encontrar nuevos puntos para mejorar.


** Texto adaptado de original escrito por Sofia Esteves para el sitio de Endeavor.
 
Luciana Fuoco
Asesora de Prensa